75º ANIVERSARIO DE LA UNESCO





 



 


                                                              




75º ANIVERSARIO 
DE LA UNESCO ( y de la ONU)

   
                                                         NUESTRO CLUB UNESCO MÁLAGA
COMO MIEMBRO INTEGRADO EN LA RED CIVIL PARA LA UNESCO EN MALAGA OCUPA LA VICEPRESIDENCIA DE LA FECU UNESCO Y NOS HEMOS SUMADO DESDE EL PRIMER DIA  A ESTOS EVENTOS DEL 75º ANIVERSARIO.
HEMOS QUERIDO PUBLICAR ESTE SINTÉTICO ARTICULO EN LAS REDES SOCIALES Y EN LA ENTRADA EDITORIAL DE ALGUNAS REVISTAS AFINES:

Este año tan especial 2020 se celebra el 75º aniversario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación,la Ciencia y la la Cultura (UNESCO).
Este organismo fue fundado el 16 de noviembre de 1945 con el objetivo de contribuir a la paz y tratar de conseguir la seguridad en el mundo mediante la educación,la ciencia,la cultura y las comunicaciones; elementos claves para encontrar respuestas a los desafíos actuales. Apoyándose siempre en los valores esenciales de los derechos humanos, una ética universal y el espiritu de la filosofía perenne.Algo que transforma a los individuos a la vez que  transforman el mundo.

Para ello, es imprescindible enfocarse desde ya en una pujante innovación, creatividad y nuevas ideas. Compartiendo conocimiento es la forma de avanzar hacia el desarrollo y progreso, motivo por el que cada día capacita y apoya a investigadores, maestros, periodistas y artistas.

La misión de la UNESCO es hoy más importante que nunca y en un mundo post pandemia un deber y compromiso irrenunciable.

Actualmente ayuda a más de 260 millones de niños y jóvenes que no tienen acceso a educación y trabaja con 800 millones de adultos, dos tercios son mujeres, que no saben leer ni escribir. Orienta a los pueblos para conseguir una mayor eficacia en la gestión de su desarrollo, a través de los recursos naturales y los valores culturales, progresando sin perder la identidad y la diversidad cultural.

Este año, también Naciones Unidas, ONU, celebra su 75º aniversario.
A través de ello hay una doble oportunidad de sensibilizar al mundo acerca de temas de gran calado como el desarrollo sostenible o la salud, amen de los citados derechos humanos. Se precisa acaparar la atención de los medios de comunicación para que lo transmitan a la opinión pública, todo ello con el objetivo de que los gobiernos del mundo tomen medidas adecuadas y que los ciudadanos sean conscientes de las problemáticas que existen y elijan bien a sus representantes para actuar.

Se han definido 17 objetivos para alcanzar un desarrollo global sostenible en 2030.
17 ODS en una intensa Agenda 2030. Para lograrlo, la UNESCO insiste en que es básico invertir en los motores de cambio sostenible, formar a setenta millones de nuevos maestros y garantizar educación de calidad que asegure que la herencia cultural pase a las nuevas generaciones con el fin de entendernos y respetarnos en la diversidad. También es necesario defender la libertad de expresión y el acceso a la información y fortalecer la cooperación científica para proteger al planeta..

La Red civil para la UNESCO se apresta a colaborar con todas estas metas. Se necesita mucha cooperación entre todos que permita la formación de puentes y alianzas sólidas con el gobierno y las empresas, pero especialmente implicar a la sociedad civil y los ciudadanos.

ESTA VEZ SE TRATA DE QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS

El proceso de emancipación de los jóvenes en España.INVESTIGACIÓN


 

El proceso de emancipación
de los jóvenes en España
Irene Gil Peláez, alumna en prácticas del Máster de Sociología aplicada de la UMA,
a través del convenio con nuestro Club UNESCO C-Málaga ECYP.

Cuestión de querer y poder

Jóvenes estudiantes en el campus de la facultad de empresariales de la UMA.


A la hora de analizar los factores que subyacen en el proceso de emancipación de los jóvenes en España nos encontramos con que las transformaciones presentadas en el mercado laboral y dentro del seno de la familia, junto a un aumento de la dificultad en el acceso a la vivienda, han producido cambios en los deseos y expectativas de los jóvenes, dentro del rango de edad de 20 a 34 años, que ven mermadas sus posibilidades de abandonar el hogar parental a una edad temprana y con unas condiciones socio-económicas estables.

La emancipación constituye parte del ciclo de vida de una persona y por ende de su realización personal, pues implica alcanzar unas metas y objetivos entorno a los cuales se han configurado las elecciones y vida de los mismos. En este sentido, la emancipación supone un proceso muy importante en el progreso de los individuos, en su paso de una etapa de la vida a otra, en el que se abandona el hogar familiar que hasta ese momento estructuraba y organizaba la vida del joven, para dar paso a una autonomía propia en el que cada uno rige sus propias acciones y decisiones, alcanzando plenamente la condición de adulto. 

Al mismo tiempo, la emancipación supone un indicador del desarrollo de una sociedad, ya que tras este hay implícitas una gran cantidad de variables económicas, sociales, educativas, políticas o culturales que inciden en la consecución de la misma.

A la hora de focalizar este proceso en España, se observa que en los últimos años no ha parado de aumentar la edad de emancipación, donde según los datos publicados por Eurostat (2018) los jóvenes españoles se emancipan tres años más tarde que la media de la UE, posicionándose como uno de los últimos países en cuanto abandono del hogar se refiere.

Como datos objetivos de la situación socio-laboral de los jóvenes dentro del mercado en España, según los datos publicados en la Encuesta de Población Activa (EPA) por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el primer trimestre de 2019, el total de jóvenes activos de entre 20-34 años es de 5.753.300, un 25,2% del total de la población activa.

En cuanto a los parados, hay un total de 1.136.000 los cuales representan casi el 39,4% del total de la población de parados y, que si se calcula sobre el total de personas activas de la misma franja de edad, la tasa de paro corresponde a un 19,7%, es decir, que del total de personas activas que buscan empleo de entre 20-34 años, casi el 20% está es paro. Por el contrario, de jóvenes ocupados, hay un total de 4.617.300 y representan el 23,7% del total de la población ocupada. Además y siendo lo contrario a la tasa de parados, su tasa de empleo calculada sobre su franja de edad es de 80,3%. Finalmente, los datos correspondientes a la inactividad, hay un total de 1.820.300 jóvenes de entre 20 y 34 años y que representan un 11,2% del total de la población inactiva.

Es interesante observar como se distribuye la fuerza de trabajo de los jóvenes si desglosamos el grupo de edad en tres subgrupos que vayan de 20-24, 25-29 y 30-34 (Gráfico1). Dentro del grupo de activos, el mayor número de jóvenes corresponde al grupo de edad más avanzado, los de 30-34, seguido de los de 25-29 y por último y más diferenciado el de 20-24. Esto se puede relacionar con el hecho de que esta situación se da a la inversa en cuanto a los jóvenes inactivos, es decir, que son más los de 20-24 que se encuentran inactivos, seguido de los de 25-29 y por último de los de 30- 34. Si calculamos el porcentaje sobre cada grupo de edad de activos vs inactivos tenemos que de 20 a 24 el 52,8% se encuentra activos mientras que el 47,2% inactivos, de los de 25-29 el 83% frente al 17% y, por último los de 30-34 el 88,6% está activo mientras que el 11,4% inactivo.

 
En cuanto a parados, la mayor tasa de paro calculada para cada grupo de edad, corresponde al grupo de edad de entre 20-24 con un 32%, seguido de los de 25-29 con un 19'5% y la menor tasa de paro es de los de 30-34 con un 14%.
Si se observa el motivo de la inactividad de cada grupo de edad (Tabla1), el INE ofrece datos acerca de diferentes razones que han dado los individuos sobre la misma. De entre el grupo de edad de 20-24 años el mayor porcentaje de inactivos se debe principalmente a que la mayoría de ellos se encuentran estudiando (937.300), que calculado sobre el total de inactivos de ese grupo de edad corresponde a un 87,2%. Los de 25 a 29 se dividen principalmente entre estudiar 51% y dedicarse a labores del hogar 31,5% mientras que los de 30-34 que están inactivos se debe principalmente a labores del hogar 57,8% seguido de estudiar 22,9%. 

 

En cuanto a las condiciones laborales, también según los datos ofrecidos por el INE en el primer trimestre de 2019, 3.663.300 jóvenes se encontraban trabajando a tiempo completo y 953.500 a tiempo parcial. Si nos centramos en este último dato, del total de personas que trabajan a tiempo parcial el 32,9% son jóvenes de entre 20-34 años. Sobre el tipo de contrato que tienen los jóvenes asalariados, según publica el INE haciendo la media de los cuatro trimestres del año 2018, 4.054.600 (61,8%) tuvieron contratos de duración indefinida mientras que 2.503.300 (38,1%) tuvieron contratos temporales. Un dato significativo es que del total de contratos temporales (4.351.900) el 57,5% correspondían a jóvenes de entre 20-34 años.

Por último y en cuanto al salario, el INE recoge en la Encuesta Anual de Estructura Salarial, la ganancia media anual por trabajador como fecha en 2016. Si lo desglosamos por grupos quinquenales, de 20-24 años la media anual de ganancia es de unos 11 mil euros, la del grupo de 25-29 de unos casi 16 mil y por último de los de 30-34 de unos 19 mil. Si lo comparamos con la media de la ganancia de todas las edades que es un total de 23.156.340 se observa que los jóvenes de entre 20-24 años ganan casi 12 mil euros menos, los de 25-29 ganan 7 mil euros menos y los de 30-34 años casi 4 mil euros menos. Esto es un indicador de la precariedad de las condiciones laborales y que puede estar relacionado con la gran cantidad de trabajos a tiempo parcial y de contratos temporales anteriormente comentado.

Si introducimos la influencia de la variable “nivel de estudios alcanzados” (Gráfico2) vemos como la tasa de paro varia en función de un mayor o menor nivel de formación. A nivel general, la tasa de paro disminuye a medida que aumenta el nivel de formación alcanzado, donde para aquellos que sólo han cursado hasta la educación primaria es del 54,4% entre los de 20-24 años y del 40,79% entre los de 25-29. Cabe resaltar la también alta tasa de paro entre los que tienen una educación superior, que varía entre el 23,3% y el 14,4% según el grupo de edad quinquenal. En este caso, los de 30-34 años no han sido añadidos pues el rango de edad ofrecido es de entre 30-44 años. 

 


Aunque el último informe de Juventud en España realizado por el Instituto de Juventud (INJUVE) es del 2016, es interesante observar la tendencia en cuanto al grado de autonomía económica de los estudiantes (Gráfico3). Entre los que estudian, casi el 100% vive exclusivamente o principalmente de los ingresos de otras personas siendo incapaces de hacerlo con uno propio. Entre los que estudian y trabajan, el porcentaje más alto corresponde a aquellos que viven principalmente de los ingresos de otras personas con algunos propios, correspondiendo a un 40% de los encuestados. Por otro lado, los que viven exclusivamente de sus ingresos corresponde a un 25%. En este sentido, un 75% de los que compaginan sus estudios con trabajo siguen dependiendo en mayor o menor medida de los ingresos de otras personas, viéndose incapacitados de poder hacerlo con los suyos propios. 

 
En materia de vivienda, según el Consejo de la Juventud de España (CJE) en su informe de Observatorio de Emancipación en el primer semestre de 2017, los datos acerca del acceso de los jóvenes a una vivienda o alquiler pone de manifiesto la dificultad con la que se encuentran y gran esfuerzo que tienen que hacer (Gráfico4).

 

De esta forma, divide a los jóvenes en dos grupos de edad de 16 a 29 y de 30 a 34. El acceso a la compra de una vivienda para los jóvenes de entre 16-29 años les supone un 61% de su ingreso y en el caso de alquiler un 88,8%. En el caso de los de 30-34 les supone la compra con hipoteca un 43,5% y el alquiler un 63,3%.
En cuanto a los regímenes de tendencia sobre la forma de acceso a una vivienda entre los que se han emancipado, se recoge que el alquiler es la principal opción entre los grupos de la primera etapa de la juventud. En este sentido, mientras que los jóvenes de 16-24 y 25-29 su principal tendencia es la de la emancipación vía alquiler siendo un 70% y 55% de los jóvenes respectivamente. Los de 30-34 su principal opción es la propiedad con hipoteca eligiendo esta opción el 54,9%.

De forma general y en base a los datos obtenidos, el paro es una variable característica de la situación socio-económica de los jóvenes, representando casi el 40% de la población parada. Además este se acentúa si se introducen dos variables: la edad y el nivel de estudios alcanzados. Con la variable edad se hace referencia a que dentro del grupo de los jóvenes los de 20-24 años son los que más padecen la situación de paro, de la misma forma que ocurre con aquellos que tienen un menor nivel de estudios alcanzado, pues a menor formación mayor tasa de paro. A la elevada tasa de paro, se le suman las condiciones de precariedad laboral con la que se encuentran los jóvenes en cuanto a salarios bajos, contratos temporales o trabajos a media jornada. Otro dato que resume la situación de los jóvenes es la dependencia económica de los que se encuentran estudiando y trabajando, donde casi el 75% aunque trabaje mientras estudia todavía sigue dependiendo de alguna ayuda/ingreso externo. En materia de vivienda son dos los datos expuestos y que resumen la situación actual a su acceso: los altos precios y la poca capacidad de acceso. De esta forma, mientras que los jóvenes deben dedicar gran parte de su sueldo para poder acceder a un piso en alquiler o una vivienda en propiedad, aquellos que se emancipan lo hacen en gran medida eligiendo el alquiler como opción, aunque cabe destacar que esta tendencia va cambiando a medida que se envejece, pues el grupo de edad de 30-34 se decide más por la vivienda con hipoteca.

TRABAJO DE CAMPO

Partiendo de este contexto, se ha entrevistado a jóvenes dentro del rango de edad de 20 a 34 años con diferentes experiencias de vida, considerando tanto distintos niveles de estudio alcanzado así como su situación de actividad dentro del mercado de trabajo (activos e inactivos) para conocer su opinión subjetiva de este proceso.

De sus discursos se ha podido extraer que la emancipación está presente en la mentalidad de todos los jóvenes, pues forma parte de los objetivos de vida en cuanto a la consecución de un hogar y de una estabilidad económica que les permita auto-realizarse como individuos. Aun así, los jóvenes en España, ven la emancipación como algo lejano a realizar, priorizando otros aspectos como es el acabar la formación educativa o conseguir acceder a un puesto de trabajo estable, llevándose a cabo con mucho retraso en comparación con otros países o incluso con los propios procesos que experimentaron sus padres. Esta nueva generación de jóvenes ha crecido en un contexto con altas posibilidades de escoger el modo de existencia de cada uno, es decir, la lógica de la vida del individuo que ya no está regida por reglas uniformes, sino que hay muchas formas de preferencia y expresiones singulares, lo que ha supuesto generar grandes expectativas en cuanto a su forma de realización personal y a las condiciones en las que llevarla a cabo. Ante la precariedad laboral del mercado, en el que los jóvenes se han visto como los principales afectados, y las dificultades de acceso a una vivienda, en el que las ayudas se caracterizan por su escasez, la familia se ha configurado como el más importante agente social. Esta no solo garantiza la estabilidad económica y afectiva del joven que se encuentra en una fase muy importante de formación y realización personal, sino que además se encarga de configurar las expectativas, deseos y estrategias en lo que a la emancipación se refiere. Además, dentro de las transformaciones familiares, lo modos de convivencia han supuesto que los jóvenes disfruten de unas condiciones de autonomía y libertad dentro del hogar parental que, ante el panorama laboral, difícilmente pueden encontrar fuera, actuando como un refuerzo sobre la idea de que la emancipación además de prácticamente no ser viable tampoco es factible. Nos encontramos ante un modelo de bienestar en el que la carencia de políticas hacia la juventud se justifica a través de la red familiar, en la que se espera que sea esta quien se encargue de la protección del joven al mismo tiempo que el mercado y el acceso a la vivienda perpetúan su discriminación, naturalizándose el retraso de la emancipación ante el que nadie parece resistirse u oponerse.
La emancipación debería ir acompañada de unas condiciones laborales estables con derechos para su consecución y no esperando a que el peso recaiga sobre las familias. Todo ello plantea una situación en donde los costes económicos, y sobretodo familiares, que derivan del proceso de emancipación que actualmente experimentan los jóvenes, son múltiples e inasumibles para cualquier tipo de sociedad y economía; al mismo tiempo que se siguen precarizando las condiciones de empleo y dificultando el acceso a la vivienda, los planes de vida como la constitución de un hogar propio y la formación de una familia, se ven cada vez más atrasados, hecho que podría reflejarse en que más allá de una decisión personal, los españoles tienen cada vez menos hijos y a edades más avanzadas y donde la idea de constituir una propia familia no está presente en sus discursos como un objetivo a realizar a corto plazo, incluso para aquellos que tienen pareja.

Se puede decir que la emancipación y la decisión de llevarla a cabo está influencia por la interacción entre el contexto socio-laboral en el que se encuentra inmerso el joven, la configuración de la familia y su influencia en el desarrollo y transcurso de la vida y la propia decisión y disposición del joven hacia esta. En este sentido, el discurso de los jóvenes aquí recogidos presenta una disposición positiva hacia la decisión de emanciparse, guiada por una mayor ambición y por sus intereses personales en el que el disfrute se ha convertido en una condición necesaria dentro de la configuración de las trayectorias de vida, pero que se encuentran ante un panorama socio-económico muy inestable, que les impide alcanzar las expectativas de bienestar material, emocional y personal, asentándose en una posición en la que la familia se encarga de suplir sus necesidades. Frente a esta situación, puntualizar, que en el caso de que el joven quisiera emanciparse en condiciones menos favorables, tampoco encuentra solución para llevarla a cabo.

Por tanto a nivel general son cuatro los factores que caracterizan el proceso de emancipación de los jóvenes en España: el alargamiento de la educación con fines a aumentar el nivel de formación para conseguir mejores condiciones de empleo, un mercado laboral precario que imposibilita una estabilidad económica suficiente como para ser capaces de auto-financiarse frente a un precio de las vivienda que aumenta y se aleja de sus posibilidades, una significación de la emancipación conformada en torno a la ganancia de autonomía e independencia junto a unas condiciones materiales que están lejos de cumplirse fuera del hogar familiar y, por último, las escasas ayudas por parte del Estado relegando prácticamente toda la importancia al núcleo familiar en el cuidado de los hijos, haciendo todo ello que la emancipación aunque está presente en la mente de los jóvenes, sea visto como algo a realizar en un futuro cada vez más lejano e incierto.